post icon
Titulo original: Night at the Museum:Battle of the Smithsonian
Director: Shawn Levy
Elenco:Ben Stiller, Amy Adams, Owen Wilson, Hank Azaria, Christopher Guest
Duración: 105 min.
País de Origen: Estados Unidos
Año: 2009
Premios: Teen Choice Awards 2009, mejor comedia.
Pagina oficial
nota

Me acuerdo perfectamente cuando vi la primera parte de esta película. Fue en condiciones similares a cómo vi esta: acostado, afuera llovía y era de noche.

La primera me gusto mucho y debo admitir que la segunda parte no destiñe ni un poco.

Me acuerdo que mientras veía la película pensaba en como los americanos hacen un “placement” del Smithsonian y sus museos en películas que los muestran como lugares entretenidos, mágicos y misteriosos. Es perfecto, puesto que despiertan en las personas las ganas de ir y a la vez tienen ganancias estratosferitas por una película muy taquillera.

Ahora al menos yo, muero por ir al Smithsonian.

Pero bueno, vamos con la trama:

El afable Larry Daley ya no es guardia del Museo de historia natural.
Después de aquella aventura, Larry se transformo en uno de los empresarios más grandes e importante de los infomerciales con su empresa Daley Devices.
Su vida tomo un giro inesperado y ahora ya no sufre por dinero ni apuros laborales.

Sin embargo, Larry se ve envuelto en una nueva aventura ahora que todas las piezas del Museo de Historia Natural serán dadas de baja en pos de elementos interactivos y muy modernos que buscan captar más público.

Sus “amigos” serán trasladados al Smithsonian en New York y ahí descansaran eternamente en el sótano.

Larry decide evitar esto y deja todo botado por una noche.
Armado con un celular por el cual se contacta con su hijo para recibir instrucciones, Larry es capaz de infiltrarse en el museo y vestido de guardia, hacer lo imposible por evitar que sus amigos terminen encerrados y olvidados.

Lo terrible viene cuando nos enteramos que la tabla de Ahkmenrah ha despertado a todas las figuras del Smithsonian, partiendo por el temible Smithsonian, quien junto a Al Capone, Iván el terrible (o el increíble, como le gusta que le digan) y Napoleón Bonaparte, deciden robar la tabla y despertar a un ejercito del inframundo con el que pretende dominar el mundo.

Larry recibe la ayuda de sus amigos y otras estatuas como la del General George Armstrong Custer para evitar la catástrofe.

La película es como las que veía cuando era niño. Llena de magia, intrépida, con personajes increíbles y un timming trepidante que no da espacios para ir al baño, hacer pausa, bostezar y menos cambiar de canal.

Y ahí esta la gracia de los museos: Tienen a las mentes más brillantes, a los personajes más alucinantes, y las historias más asombrosas de la humanidad bajo un mismo techo.
Irónicamente, estos sagrados recintos reciben cada vez menos visitas y sus arcas son escuálidas en todo el mundo.

Debo decir que me maravillo la actriz Amy Adams en su papel de Amelia Hart. La chica interpreto a una mujer luminosa, romántica, temeraria e impertinente, que iluminó la pantalla cada vez que apareció.

Junto a ella, el museo es el tercer actor más relevante (el primero es el bueno de Stiller).
Las locaciones se vuelven preponderantes cuando son bien elegidas.. Y el Smithsonian es el lugar perfecto para hacer una película como esta.

La verdad es que espero ansioso una tercera entrega. Que puedo decir, soy fanático de pasar noches en el museo.
PEACE OUT

Comments are closed.