post icon
Titulo original:Kyūketsu Shōjo tai Shōjo Furanken
Director: Yoshihiro Nishimura
Elenco: Yukie Kawamura, Eri Otoguro, Takumi Saito
Duración: 90 min.
País de Origen: Japón
Año: 2009
Pagina oficial
nota

Entre las películas raras que he visto últimamente definitivamente esta se lleva todos los premios.
Extraña hasta decir basta, pero no necesariamente buena, “Vampire girl…” es otra de las desquiciadas cintas del director Yoshihiro Nishimura, responsable de historias como Tokyo Gore Police o Anatomia Extinction, todas clara muestra de una imaginación perturbada y bastante única.

En esta cinta, Nishimura nos sitúa en el típico High school de Tokyo. Hay grupos de alumnos de lo más raro: Las que se creen negras y se modifican sus facciones, las que se cortan las venas con corta-cartón y las minas que se visten con ropa neo-gótica llena de bordados.

Dentro de esta jungla, esta Mizushima, un chico tímido que es pretendido por la líder de las chicas lindas, Keiko. Sin embargo aparece Monami, quien con su timidez, simpatía y gestos, declara su amor al joven.

Rápidamente se nos revela que Monami es un vampiro y que al haber engañado al joven con un chocolate lleno con su sangre, lo ha arrastrado hacia la vida eterna. Keiko, quien a estas alturas la odia, decide atacarla para vengarse pero en pleno forcejeo cae de considerable altura y fallece.

Si a estas alturas la película es rara, el “wtf” que viene es con mayúscula: El padre de Keiko y director de Escuela, es en verdad un científico loco que esta planeando como dar vida a los muertos. Al saber que su hija a fallecido, se alegra puesto que podrá practicar con ella todas sus artes oscuras.

Cuando el hombre tiene éxito, vemos como Keiko se ve transformada en la chica Frankestein, un monstruo que hará lo que sea para vengarse de Monami.

Quizás la película es bastante violenta y llena de excesos, pero tiene un trasfondo sobre la juventud en un país súper acelerado y sobreestimulado como Japón.
Las tribus Ganguru son las chicas que se broncean tanto hasta parecer de raza negra, pero siempre mantienen el pelo rubio platinado. Las lolitas son esas chicas que se visten con ropa de la época Victoriana. Esos sub grupos son solo dos ejemplos registrados aquí sobre la forma en que los más jóvenes se apiñan y tratan de encontrar su lugar.

Eso si, nada se compara con los excesos tipo manga que el director lleva a la realidad. Es tal su background y cultura de la historieta que de una u otra forma se las arregla para que todo parezca salido de un manga. Mérito por donde se vea.

Los mitos de los monstruos más famosos del mundo -Dracula y Frankestein- embutidos en esta cultura occidental entran como Pedro por su casa. De hecho, si hubiese aparecido Godzilla no me hubiese extrañado.

Nishimura hace un cine de nicho. Te gusta o lo odias, pero es casi imposible que te de lo mismo. No esta hecho para pasar inadvertido.

PEACE OUT

Comments are closed.