post icon
Titulo original: W
Director: Oliver Stone
Elenco: Josh Brolin, Elizabeth Banks, James Cromwell, Ellen Burstyn, Richard Dreyfuss
Duración: 129 min. mins.
País de Origen: Estados Unidos
Año: 2008
Pagina oficial
nota
Artículos relacionados
  • No hay artículos relacionados

Servicio de utilidad pública: para quienes –como yo- tenían la duda de que significa la “W” en George W. Bush, es por Walker. El hombre se llama George Walker Bush.
Aclarado eso vamos con el informe del tiempo.

“W” es la esperada cinta del director Oliver Stone sobre el polémico mandatario norteamericano. Estrenada poco antes de que dejase su puesto, la película vuelca los ojos del mundo hacia el ex presidente y desnuda todas las falencias que el gobernante tiene como persona y profesional.

La verdad es que a medida que avanza la historia (la cual abarca toda la vida de Bush) nos queda claro que el hombre es un alcohólico, engreído y malcriado patán, flojo y desprolijo que solo fue capaz de vivir la vida que tiene gracias a su padre y la familia en que nació.

Son tantas las estupideces que vemos, los comentarios desatinados y las pobres decisiones que toma Georgie, que no podemos evitar pensar como un animal de tan poca calaña, pudo ser el presidente del país mas poderoso e influyente del mundo.

Pero así fue y peor aun, por dos periodos electorales.

De la trama no hay mucho que contar. Vemos a W de joven, su amor desmedido por el baseball. Su caótica estadía en la universidad y como, casi por orgullo personal y revancha, decide entrar a la arena política dando tumbos y empujones hasta llegar al salón oval.

El delicado tema de Irak también es abordado y el escenario que se muestra es tal y como todos especulamos: Bush es asesorado y le explican (con dibujos) sobre el gran potencial que significa tener control de todos los yacimientos petrolíficos que hay en Irak, siendo un enclave importantísimo a nivel económico y político.

El único “pero” es que para poder entrar ahí, deberán inventar algo de que acusar al dictador Saddam Husein (quien no puede ver a los americanos ni en pintura).
La treta termina en un montón de documentos presentados a la ONU en los cuales se asegura que Saddam había estado comprando cantidades monstruosas de elementos químicos, usados “supuestamente” en la fabricación de armas de destrucción masiva que “supuestamente” serian usadas en una “inminente” guerra.

La película es bastante sólida. La mano de Stone se nota y el relato va subiendo y bajando entre la comedia negra y el drama.

Al final, me imagino lo poco que le sentó la película a Bush, pero esta manifestación cultural es solo una ínfima reacción a quien definitivamente fue el presidente menos popular y cuestionado en las últimas décadas.
PEACE OUT

Comments are closed.