post icon
Titulo original: X-Men Origins: Wolverine
Director: Gavin Hood
Elenco: Hugh Jackman, Liev Schreiber, Danny Huston, Lynn Collins
Duración: 107 min.
País de Origen: Estados Unidos
Año: 2009
Pagina oficial
nota

Debo admitir que me gustan bastante las películas de superhéroes. El merito la verdad se lo lleva Batman y Spiderman, porque historias como la de Superman, Elektra o Gatúbela, dejan bastante que desear.

Dentro de esas dos categorías, las que me gustan y las que no, las de “X men” me gustaban bastante. Hasta que vi “Wolverine”.
Debo decir que “Wolverine” me ha parecido uno de los intentos más desafortunados de llevar a un superhéroe a la pantalla grande. Y eso que se tenía todo a favor para hacerlo bien: Una serie predecesora muy exitosa, un superhéroe cool y un actor que venia de animar los Oscar. Pero nada de eso fue suficiente, y por primera vez, Wolverine hace aguas en pantalla.

La trama va más o menos así:

Logan y su hermano vieron su vida trastrocada a la más tierna edad cuando, una vez descubiertos sus poderes, debieron escapar y empezar a vivir solos.
Si bien Logan era el bueno, su hermano Víctor era mucho mas impulsivo y temerario. Fue esa personalidad la que llevo a los hermanos a enrolarse en un comando formado por “mutantes” el cual funcionaba bajo las órdenes del coronel William Stryker.
Pero la desmedida violencia con que actuaba el escuadrón, hizo que Logan se retirase y por años, llevase una vida apacible y solitaria junto al amor de su vida, la hermosa Kayla Silverfox.

Pero el tiempo pasa, y su hermano Víctor aparece de la nada dando caza a todos los que formaron parte del “escuadrón X” varios años atrás. Eso incluye a su hermano menor.
Sin embargo lo peor viene cuando Víctor decide atacar a Kayla y matarla, dejando a su hermano mucho mas herido y devastado que si el ataque lo hubiese recibido el.

Logan deja de ser pasivo y da paso a su nueva identidad de Wolverine, en honor a un apodo que su novia le dio.
Pero eso no es todo, ya que a fin de perseguir a Víctor y matarlo, Wolverine se somete a un procedimiento de alto riesgo que trasforma su esqueleto en adamantino, haciéndolo prácticamente invencible.

Ahí la película toma algo de vuelo, puesto que Wolverine se pone a cerrar el cerco en torno a su hermano a fin de vengar la muerte de su novia.

La película es verdaderamente mala. Solo al final, hay un “turning point” que busca sorprender en cierta medida al espectador, pero de verdad no saca a flote un guión aburrido, insípido y bien monótono. Porque seamos sinceros, ni Hugh Jackman, ni los efectos especiales, ni el presupuesto millonario salva a “Wolverine” de ser una película no recomendable y derechamente floja.

Quizás la historia se desinflo cuando a fines de marzo una versión preliminar se filtro por Internet y la “magia” de la sorpresa se esfumo. Fue tal la viralización de la cinta (que no incluía efectos especiales) que en Bolivia un canal la transmitió por televisión abierta.

Pero tampoco puede ser eso ¿o si? Yo pienso que “Wolverine” venia muerta dese antes. Ni siquiera se como Jackman esta entusiasmado en una secuela y ni siquiera mencionar en cerrar la trilogía.

Ojala los otros “X men” vuelvan a auxiliar a su amigo, porque solo no funciona.
PEACE OUT

Comments are closed.