post icon
Titulo original: The old man and the sea
Autor: Ernest Hemingway
Editorial: Tomo
Año: 1950
Páginas: 107

nota
Artículos relacionados

Los libros tienen esa maravillosa cualidad de transportarnos a lugares lejanos. Hay algunos que lo logran y otros que no. “El viejo y el mar” esta entre los primeros. Y de hecho, a pesar de ser tan corto, la manera en que me envolvió e hizo acompañar a Santiago –el viejo- durante sus tres días de pesca en altamar lo pone a otro nivel.

Vamos por partes, Ernest Hemmingway, nació en 1899. Hijo de un doctor y una profesora de música, Hemingway comenzó a escribir para el Kansas city star, siendo aun muy Joven.

Al cumplir los 18 años, se enrolo en la milicia y sirvió a su país en la primera guerra mundial, como conductor de ambulancias. Su primera gran novela – A farewell to arms- fue escrita en Italia gracias a su experiencia en la guerra.

En 1921, Hemingway se mudo a Paris y fue corresponsal para el Toronto Daily star.

Su novela, The sun also rises, lo coloco como un importante exponente de la literatura.

Años después, y luego de haber vivido en Miami y Cuba, Hemingway conoció las artes de la pesca lo que mas tarde inspiraría su cuento, “El viejo y el mar”.

No me quiero seguir alargando en la vida de Hemingway –que da para rato por ser muy interesante- pero si es importante destacar que en 1953, gano un premio Pulitzer (categoría ficción) y en 1954 gano el premio Nobel de literatura.

En 1961, Hemingway se suicido en Ketchum, Ohio.

Ahora que sabemos un poco mas sobre el autor detrás de “El viejo y el mar” les voy a contar de que el cuento.

El cuento es la historia de una lucha épica entre un viejo pescador y el pez más grande que haya visto hombre en su vida.

Por 84 días, Santiago –un viejo pescador cubano- no había podido pescar nada. Tal había sido su mala racha, que los padres de su joven aprendiz –Manolin- no querían que el niño se juntara con el, y menos lo acompañase a pescar. Sin embargo, el muchacho volvía siempre donde el viejo para ayudarle y escuchar sus historias, además de hablar de béisbol y el gran Joe DiMaggio.

El día 85, el viejo se siente confiado y decide zarpar solo. Adentrándose mar adentro y perdiendo de vista la tierra firme.

Esa noche, un gran pez pica el anzuelo. Pero al tratar de remolcarlo y clavarle el arpón, Santiago se da cuenta que el pez comienza a arrastrar el bote y que no será una tarea fácil.

Al tercer día en altamar, Santiago, sin haber dormido, acalambrado, muerto de hambre y al borde del colapso, logra clavar su arpón en el pez.

Ahora que el pez esta muerto, Santiago se da cuenta que seria imposible subirlo al bote y llevárselo, por lo que deberá arrástralo. Al estar emocionado y excitadísimo con su pesca, Santiago olvida que el rastro de sangre que va dejando su presa, atraerá a los tiburones.

Al primer tiburón que parece, Santiago logra matar con su arpón, pero lamentablemente, el tiburón mutilo a su pez y mas encima se hundió con el arpón, por lo que con los que vendrán, la tarea será mas y mas difícil.

Al final, el viejo llega a tierra firme cansadísimo y sin su pez, lo cual solo le da pena y frustración. Ya que el pez fue mutilado y privado de su honor, al ser destrozado por esos “come-carroña”.

El final es ese. El viejo llega y todos quedan boquiabiertos al ver el esqueleto y la cabeza que traía consigo. Solo Manolín va a verlo.

Ahora que sabemos la historia, se pueden hacer una serie de conjeturas y sub lecturas.

Por ejemplo, el libro es muy simbólico, y hay una serie de factores claves que podemos sacar de el.

Aquí, el honor en la batalla, la vida y la muerte son temas predominantes durante todo el tiempo que el viejo esta con su presa. Y mas aun, desde que conocemos a Santiago, vemos en el a un hombre acostumbrado a luchar contra las vicisitudes que le presenta la vida.

Además vemos como el orgullo, es el aliciente que es fuente de grandeza y determinación.

Otros símbolos en el cuento, son el pez –que representa un oponente digno e ideal. En un mundo “donde todo mata a todo” , el es afortunado por encontrar a un rival a su altura y que es capaz de hacer relucir sus mas grandes cualidades.

Los tiburones por su parte sin la antitesis de todo lo que Santiago ve en su pez. Al ser depredadores, no hay gloria al derrotarlos.

Así podría seguir y seguir viendo simbología y sub lecturas de este cuento, pero los dejo para que ustedes lo lean, y también puedan deleitarse como lo he hecho yo.

PEACE OUT

Comments are closed.