post icon
Titulo original: los amantes de Estocolmo
Autor: Roberto Ampuero
Editorial: Planeta
Año: 2003
Páginas: 307
nota

Este libro de Roberto Ampuero, escritor chileno radicado en Suecia, lo leí en un par de días, porque es de verdad que el libraco es tremendo.

Ampuero es uno de los escritores chilenos que mas vende en Chile y latinoamérica, pero siempre ha estado en entredicho por su tendencia política. Desde joven milito en la izquierda chilena y después de que Pinochet tomo el poder, partió a Cuba. Una vez allí se dio cuenta que sus ideales no lo llevarían a la utópica sociedad por la que lucho, así que decidió tomar sus maletas y partir a Alemania. En los últimos años, Ampuero ha vivido en varios países de Europa, incluyendo Suecia, lugar donde se ambienta esta novela negra.

En “los amanates de Estocolmo”, conocemos a Cristóbal Pasos, escritor chileno casado con la hija del torturador Mortúfar, Marcela, vendedora de cuadros y aspirante a actriz.

Ambos tienen similitudes en su pasado y en como su tendencia política los afecto, si bien, no por ser ellos los “ejecutores”, por ser hijos de personas que tenían poder en esa época (los 70).

Ambos se conocieron y el amor fue rápido, mas Marcela estaba al borde del altar. Con el paso de los años, Marcela se divorcio y se reencontró con Cristóbal, con el cual empezó un idílico romance.

Cristóbal por su parte, y como decía antes, es un escritor de novelas policiales, que de un día para otro se ve sumido en una verdadera trama de película: Ha descubierto lencería erótica en el cajón de Marcela. lencería que ella nunca ha usado para el, entonces ¿para quién las ha de usar? Este descubrimiento activa un avalancha de situaciones increíbles gatilladas por los celos e inseguridad de Cristóbal.

El libro es excelente y esta escrito como una novela dentro de otra novela, lo que hace todo un poco ambiguo y siempre abierto a las especulaciones por parte del autor.

Entre los personajes del libro, esta el vecino sueco de Cristóbal y Marcela, un sueco llamado Markus Elliason, quien es -como buen europeo- reservado, respetuoso y bastante frío, así también tenemos a Boyerna, la inmigrante polaca que hace el aseo en la casa de los Pasos y por ultimo tenemos al inquisitivo policía chileno radicado en Suecia, Oliverio Duncan.

El libro es excelente así que si lo ven en alguna biblioteca, háganse socios, ¡solo por este libro!

¡Ah! Se me olvidaba,. haber como les va a ustedes con el descubrimiento de quienes son los “amantes de Estocolmo”, yo sostengo la misma teoría de Duncan (teoría que supe mucho antes de leerla), quien a la postre da sentido al titulo del libro.

Espero leer más libros de Ampuero y conocer asía Cayetano Brulé, detective “fetiche” del chileno.

PEACE OUT.

Comments are closed.