post icon
Titulo original: Sobre héroes y tumbas
Autor: Ernesto Sábato
Editorial: Seix barral
Año: 1981
Páginas: 236
nota

Este libro es considerado como el mejor libro argentino del S XX.

Como ya he dicho aquí, si Argentina y México están entre las plazas narrativas más importantes de habla hispana, el premio es aun más importante.

Después de haber leído el túnel y la compilación “Cuentos que apasionaron” (ambos comentados aquí), la vara estaba alta y por supuesto esperaba un buen libro. Definitivamente me quede corto: me encontré con tremendo libro.

Se me hace cuesta arriba empezar a hablar sobre el libro. No sé por donde y cómo abordar todas las aristas que tiene, pero como dicen por ahí: “un viaje de mil millas parte con el primer paso”.

Martín es un muchacho de 19 años que pasa por momentos difíciles. Su madre (-cloaca) nunca lo ha querido, su padre pintor es un fracasado y la vida parece no sonreírle.

Buenos Aires es inhóspita y muy grande para este chico que no sabe que hacer. Su vida esta nublada, hasta que un día, de manera inesperada y sin invitación, aparece Alejandra, una chica misteriosa que revolucionara la estacionaria vida de Martín.

Alejandra es una mujer demasiado misteriosa y extraña, pero a la vez, representa calidez, amor, esperanza y complicidad en el solitario mundo de Martín.

Rápidamente el se prendara a ella como si de un naufrago a un barco se tratará.

Pero Alejandra –a pesar de haber buscado a Martín – esconde muchas cosas y vive en un lugar extrañísimo, con su abuelo Pancho (estancado en sus recuerdos del pasado), el tío Bebe (loco) y la cabeza del padre de Escolástica (otra loca).

La casa, muy mal iluminada y bastante venida a menos –tal como los antepasados de Alejandra – fue un reducto en el cual Alejandra y Martín parecían acercarse vertiginosamente, solo para que distancias insalvables los volvieran a separar mas tarde.

Pero no solo la casa era en si misteriosa. Alejandra escondia secretos y rehuía palabras como “ciego” y “Fernando” sin razón aparente, desesperando a Martín y creando en el una angustia terrible.

En este escenario (muy parecido a la relación entre los personajes de “El Túnel”) se desarrolla la historia…”esa” historia, porque entremedio hay demasiadas otras cosas que se pueden rescatar. Tantas, que da para varias anotaciones y no sólo una.

De partida, hay toda una lectura metafísica y existencialista. Ambos personajes son en cierta forma diferentes al resto: Alejandra tiene en sus genes la locura y Martín busca respuestas a preguntas demasiado difíciles de abarcar. Ninguno de los dos parece capaz de escapar a su destino, pero al final, con la escena del incendio y la decisión de Martín de irse a la Patagonia, hay un guiño a un nuevo comienzo, ya saben, una segunda oportunidad (además Martín ni siquiera ha cumplido los 20 años, pero pareciese ser infinitamente viejo).

Otra arista es la decadencia de los Olmos (la familia de Alejandra).

La familia, prospera y bienaventurada cuando llego a la Argentina, tuvo un destino fáustico que terminan con Alejandra y Fernando descendiendo a los infiernos (no sé si metafórica o literalmente).

Es tan terrible la relación amor-odio de Alejandra con Fernando (su padre) que nos enteramos del incesto entre ambos y los pesares y traumas que esto trajo a la mujer.

También vemos el destierro de los inmigrantes y la eterna anhelacion de volver a la patria. D’Arcangelo vive con su padre y éste (el padre), al igual que el abuelo Pancho, se quedo estancado en un pasado mucho mas dulce que su actual presente.

¡La desesperación gente! O sea, cuando Martín va donde Molinari a pedir trabajo y no entiende ese mundo, se le antoja irreal, mentiroso, terrible…tanto así, que debe salir a vomitar.

No sé, a mi el libro me pareció muy complejo, pero directo. ¿Me explico? Hay tantos elementos que abarca esta obra, pero a la vez tiene un lenguaje tan directo y la narración es tan accesible para todos, que la primera vez te lo devoras y la segunda…no sé cuando será, pero va a ser.

Al final, los “héroes” son esas personas con las que te topas y tiene otra visión de la vida: Humberto J. D´Arcangelo, el camionero Busich, Hortencia Paz, incluso el “loco” Barragán, todos ellos tienen condiciones “adversas” pero igual dan la pelea y se plantean las cosas de otra manera.

Todo lo relacionado al gobierno de Lavalle, los federales y los unitarios es algo que de seguro van a entender mas los argentinos, pero por el simple hecho de ser latinoamericanos, nos sentimos identificados.

Para terminar este pequeño y escuálido review, dos cosas: Ojo con la parte en la que Martín es presentado a Jorge Luís Borges ¡solo en la literatura!

Y así también, les recomiendo encarecidamente que lean el “Informe sobre ciegos”. Jamás volverán a “ver” a los ciego de la misma forma.

Supongo que ahora voy a leer Abbadon el exterminador y de ahí quien sabe.

¿Algo más?…no sé, el libro y la figura de Sábato dan para mucho. Definitivamente un hombre interesante y con cosas muy acertadas que decir.

PEACE OUT

Comments are closed.