post icon
Titulo original: Dónde estas, Constanza
Autor: Jose Luis Rosasco
Editorial: Andrés Bello
Año: 1980
Páginas: 119
nota
Artículos relacionados

Corto pero bueno. Así puedo describir en una frase este libro de Rosasco.

Si bien tiene solo 119 páginas, la historia es dulce, autentica y lo mejor de todo, entretenida.

Con esta novela, Rosasco gano el premio de literatura Andrés Bello y así empezó a cimentar su prolífica carrera como escritor.

Algo que me llamo poderosamente la atención, es que este ñuñoino ama como pocos su comuna. Para los que no sepan, Rosasco ha vivido gran parte de su vida ahí, llegando incluso a ser concejal de la comuna. Y eso se traduce a sus historias, en las que “la” protagonista es la Ñuñoa antigua y señorial, esa con barrios apacibles, casas grandes y una onda muy especial, que lamentablemente ha ido cediendo al paso destructor de las inmobiliarias.

La historia (como ha sido la tónica en los libros de Rosasco) tiene como protagonistas a dos adolescentes.

Por un lado tenemos a la familia Corsiglia y por otro a los Gliker.

Ambas familias son diametralmente opuestas pero por esas cosas de la vida, los Gliker llegan a vivir justo al frente de los Corsiglia.

Si bien “los adultos” son distintos, los niños encajaran perfectamente y cada uno tendrá su pareja. La pequeña Alicia jugara con el “colorín”, Jaime se enamora de “la rucia” y Alex conoce al primer amor en la figura de la frágil Constanza.

Dentro del poco tiempo que los Gliker viven en la casona ñuñoina, Alex y Constanza vivirán un dulce e inocente primer amor que los llevara a hacer una locura inolvidable.

Instado por Constanza, Alex se va con su vecina a una casa en La Reina (en ese entonces, un campo interminable) poniendo en jaque a las dos familias, que desesperados buscan a los niños.

A pesar de eso (y el abrupto final de la aventura) Alex jamás olvidará a esta chica cuyos ojos cambian de color constantemente. Y el amor que ambos compartieron quedará “encerrado” por siempre en esa casona de La Reina donde ambos se juraron amor eterno.

Capitulo aparte merece Constanza, quien es tiene este halito de misterio que la acompaña durante todo el relato y te hace dudar de su pertenencia a la familia o incluso a esta época.

Actitudes suyas extrañas (para alguien de su edad) como citar párrafos de “Los miserables” en una cita o vestir de la manera que lo hacia, ponían a Constanza en otra categoría.

Y adema de eso, su personalidad fuerte y contestataria que contradecía su frágil figura, coronaron la aventura con el escape (idea de ella) a la casa de La Reina.

Al final, Alex desitio y arranco, mientras que ella hubiese escapado con sus príncipe azul.

Una chica misteriosa e ideal para este lindo relato de verano.

Este es el típico libro que piden en los colegios y les aconsejo a los “pingüinos” que lean este comentario, que NO eviten este ni ningún libro. Con el paso del tiempo sabrán apreciar lo que esconden sus paginas y como se sentirán identificados con las historias.

Si quieren saber más de Rosasco o más aun, verlo por televisión, pueden hacerlo en el programa Tertulia (canal 13 Cable) donde comparte honores como Hugo Zepeda, German Becker y Luis Eugenio Silva.

PEACE OUT

Comments are closed.