post icon
Titulo original: Regina Ultramundi
Autor: M.C. Mendoza
Editorial: -
Año: 2007
Páginas: 335
nota
Artículos relacionados
  • No hay artículos relacionados

Hace un par de años leí por primera vez a la escritora española M.C. Mendoza.

No se como me atreví a leer un mamotreto tan grande y mas aun si solo había sido publicado en Internet. El punto es que una vez que empecé a leer no me pude detener y lo que al principio parecía un libro tipo “guía telefónica de New York” termino haciéndose corto

Lo entrañable que se me volvieron personajes como Sir Alex, Arianne y el mismísimo Sergio Adamski no hizo más que volverme un seguidor incondicional de sus aventuras.

Afortunadamente para mi y los otros seguidores, M.C. nos premio con otra novela titulada “Dominus noctis” la cual –al igual que la primera- me mantuvo expectante hasta el final.

Y por si eso fuera poco, M.C. me incluyo en la tercera entrega titulada “Mysterium Tremendum” ¿Se imaginan como me sentí? ¡Estaba de profesor en el Instituo Phillip Dreyeris de parapsicología! La verdad es que eso fue una locura.

Pero de aquí a esta parte ha pasado el tiempo y nuevamente M.C. llega con la cuarta entrega de su ambicioso proyecto.

“Reginas Ultramundis” nos devuelve al principado de Arberia donde viven nuestros héroes.

Después de algunos meses sin mayores sobresaltos que no fueran criar a Ania o mantener a Sergio alejado de los pechos de Ariane, una de las amenazas más terribles de la historia se cierne sobre todos nosotros. Lo mas divertido eso si, es que M.C hace un paralelo entre un golpe de estado ínfimo al reinado de Arberia, con la verdadera invasión que la gente de la Atlántida planea sobre nosotros.

Todo parte con la llegada de un misterioso gigante albino a la casa de Sergio. El recién llegado dice poco, pero compensa su poca elocuencia, con masajes y caricias descaradas a los degenerados hermanos Adasmky. Lo que a todas luces parece sospechoso, a Sergio lo llena de placer y erotismo.

Paralelamente, un golpe de Estado que planea abortar la inminente coronación de Cristina D`Armani centra nuestra atención en personeros de distintas facciones, políticos influyentes e incluso seres “infraterrestres” que entregan el armamento necesario para llevar a cabo la misión.

A medida que las diversas historias empiezan a converger, el libro toma un giro que lo pone más cerca de la serie “24” que de “Harry Potter” (u otra novela de ficción-fantasía).

Es así, como a medida que la novela avanza, la expectación crece –el tiempo desaparece- y un amenaza más grande que ninguna otra se cierne sobre el desvalido reinado de Arberia (y el mundo).

Allí se enfrentaran en una batalla épica, dos de las féminas más terribles y viciosas del universo (no exagero). La batalla es de tal magnitud, que me recordó la frase de “Alien VS Predator”: Cualquiera que gane, nosotros perdemos.

Lo preocupante del asunto –ya comentando el libro como tal – es que la historia ha alcanzado un pináculo extremadamente difícil de superar, por lo que me pregunto que inventará M.C. Mendoza para la quinta entrega (en caso de haber una).

La vara ha quedado tan alta con las catástrofes, que no sé que pasara después.

Con una mano en el corazón, debo reconocer que no disfrute este libro como los otros.

Pienso que la historia usa y abusa de elementos pop que inundan al lector: nazis buscando a la gente de la Atlántida, mujeres pérfidas que calzan con el perfil de brujas, agujeros espacio-temporal, ejércitos de las tinieblas etc.

Además, me patea un poco la calentura que tienen muchos personajes del libro. Al principio, me parecía muy divertido, pero ya siento que eso va en contra del libro y la historia bajándoles el perfil. Me gusta que Sergio sea libidinoso y degenerado, soporto que Maria Esther también sea media casquivana, pero de ahí a que incluso Ania se entusiasme –a su corta edad- con Seamis, lo encuentro como mucho (y eso que ni siquiera mencione la relación incestuosa entre los Admasky).

A mi parecer, el gran pecado de “Regina Ultramundis” es que de ser persona, seria Sergio Adamsky y por eso, no “puede ser tomado en serio”.

A mi parecer, todo cambiaria si la quinta entrega fuese un poco más sobria, menos contaminada, más irónica (y por lo tanto volviese a dar el protagónico absoluto a Sir Alex y Ariane).

Creo que eso resume mi parecer: el libro debiese parecerse a Sir Alex, antes que a Sergio.

Tampoco me gusto la forma de “aterrizar” a la reina del ultramundo y el inframundo. Si ellas no son todopoderosas y casi imposibles de derrotar es una cosa, pero que una de ellas termine integrándose a nuestra sociedad y suscribiéndose a un programa de “protección de testigos” en el Instituto Phillip Dreyeris…

Para cerrar quiero agregar algo: no quiero que se queden con una mala impresión sobre la magna obra de M.C. Medoza. Sin lugar a dudas, sus cuatro libros forman parte de una obra impresionante con una cantidad de personajes tremenda, historias muy envolventes y la magia que corre por cuenta de la autora.

Así que no me queda más que invitarlos- a todos y cada uno de ustedes – a deleitarse con Regina Irae, Dominus Noctis, Mysterium Tremendum y Regina Ultramundi.

No crean que ella es la “Dan Brown” española: M.C. Mendoza corre con colores propios.

PEACE OUT.

Comments are closed.