post icon
Titulo original: La literatura nazi en America
Autor: Roberto Bolaños
Editorial: Seix Barral
Año: 1999
Páginas: 227
nota

¿Saben lo que es una ucronia? Hasta hace poco yo no tenia idea y de hecho ni siquiera sé si la aplicación que haré esta bien o no. Pero vamos por parte.

Una ucronia es una vertiente literaria que busca recrear la historia a partir de un hecho que nunca sucedió. Es así como uno de los temas favoritos para quienes se dedican a esto es “comos sería el mundo de haber ganado Hitler y el nacional socialismo” ¿Entienden la idea? La premisa de todo esto es el “what if…” todo se construye a partir de eso.

Pues bien, “La literatura nazi en América” es una reconstrucción ficticia – a partir de pequeñas biografías- del espectro literario en América, pero con escritores y casas editoriales que tienen estrechos vínculos con las premisas de Hitler.

La verdad es que no voy a decirles que entendí la idea o disfrute. Le puedo decir que empecé a leer y no cuestione nada, solo pasaba de un escritor a otro sin entender muy bien porque seguía. Pero seguí y termine el libro.

No por ser Bolaños, lo voy a defender, no por estar “de moda” me va a gustar, pero ahí radica el encanto de este despeinado de lentes: de alguna manera dejaba un rastro ínfimo que nos permitía seguir leyendo y entendiendo, a pesar de que a buenas y primeras, todo parecía inconexo y disperso.

La verdad es que lo ultimo lo digo por “Los detectives salvajes”, libro que me roba las horas hoy por hoy, pero de todas formas rescato el pensamiento y lo aplico en este libro.

Lo otro que rescato, es el personaje del escritor como eje central en toda su literatura.

En “Los detectives…”, “2666” y “La literatura nazi…” los escritores salen de la penumbra y el anonimato para protagonizar historias súper difíciles, pero historias dignas de ser escritas y leídas al fin y al cabo.

Bolaños es el revindicador de estas personas tan anónimas, sufridas e incomprendidas en su inmensidad, como son los escritores.

A fin de cuentas, me gusta Bolaños y admito que si bien no tengo las herramientas para desglosar su obra y analizarla con fundamentos (como tanta gente cree hacerlo), disfruto leyéndolo. Ese es mi vínculo con el –sencillo y directo- me gusta leer sus libros. Ahí se acaba todo, ahí parte todo.

A fin de cuentas estoy a punto de terminar el comentario y sigo sin saber si este libro es una ucronia o no. Pero volvemos a lo mismo: me gusto y eso basta.

Los dejo hasta una próxima oportunidad, cuando vuelva con el comentario de “Los detectives salvajes”

PEACE OUT

Comments are closed.