post icon
Titulo original: City of glass
Autor: Paul Auster
Editorial: Anagrama
Año: 1997
Páginas: 163
nota

Me había llenado la boca hablando sobre cuan fácil era leer a Auster, pero con “Ciudad de cristal” debo retirar lo dicho.

Si bien el libro no es críptico, sientes en todo momento que hay muchas cosas ocultas. Sabes que tras la primera capa de pintura se esconden muchas otras, listas a ser vistas dependiendo de tu astucia, agudeza y dedicación. Como soy un lector rápido, sé que me perdí varias capaz, pero eso no significa que no las haya vislumbrado e intuido.

“Ciudad de cristal” abre la famosa Trilogía de New York, escrita por Auster hace ya varios años. La historia gira en torno al escritor Daniel Quinn, un tipo de treinta y cinco años que vive solo tras la muerte de su esposa e hijo.

Su vida esta dedicada a escribir novelas de misterio bajo el seudónimo de William Wilson, un hombre sin cara ni dirección, la proyección anónima de un hombre más anónimo aun. Pero lo más curioso es que Quinn no se proyecta en su alter ego literato, sino que en Max Work, el detective que protagoniza sus novelas.

Así pues, tenemos a Quinn una tarde cualquiera acostado viendo televisión, cuando su teléfono suena. La persona al otro lado de la línea pide hablar con el detective Paul Auster, dice que es de suma importancia y que no puede perder tiempo. Quinn cuelga tras explicarle a su interlocutor que se ha equivocado de número.

Las noches pasan y el teléfono siempre suena alrededor de medianoche. Aburrido e intrigado, Quinn decide asumir la personalidad de Auster y responde el llamado.

Quien llamaba era Peter Stillman, un hombre extraño y medio loco que habla de forma extraña y compulsiva. Su mujer, mucho más serena y normal, explica a “Auster” que el padre de su marido acaba de salir de la cárcel y ha jurado matar a su retoño.

A medida que la conversación avanza, la mujer le cuenta a Quinn-Auster que en su infancia, Peter vivió nueve años encerrado en una habitación porque su padre así lo decidió, en pocas palabras, estamos frente a un loco.

Sin saber a ciencia cierta por qué, Quinn acepta la misión y de ahí en cuestión todo dejara de ser como era. Para bien o para mal, Daniel Quinn ha dado paso a Paul Auster.

Imagen

A partir de ahí conoceremos experimentos para descubrir el verdadero idioma de los humanos, otras practicas malsanas para aislarse de todo el entorno y un sinfín de cosas bastante disparatadas y bizarras.

El vivir tan cierto y seguro (aburrido por lo demás) que tenia Quinn queda hecho añicos cuando acepta la misión de seguir y vigilar al padre de Peter Stillman, un hombre inteligente pero bastante venido a menos y enfrascado en extraños proyectos que poco y nada tienen que ver con “lo racional” (aunque pensándolo bien, el razonar del padre de Stillman es bastante cuerdo)

La novela se pierde en las calles de New York y nosotros tambien. L final, el final es un poco incierto y solo queda por seguir con la secuela de la trilogía –Fantasmas- la cual conseguiré a corto plazo.

Este Auster es mucho más difícil que otros Auster´s, pero de todas formas su prosa se mantiene amigable y fácil de entender, así que incluso el lector mas desprevenido podrá encantarse, extrañarse y volarse con “La ciudad de cristal”, gran ejemplo de la literatura contemporánea de Norteamérica.

Los dejo con un video medio raro que resume el libro en un minuto. Esta protagonizado por huevos.

PEACE OUT

Comments are closed.