post icon
Titulo original: In the country of last things
Autor: Paul Auster
Editorial: Anagrama
Año: 1987
Páginas: 205
nota
Artículos relacionados

Este es el libro más pesimista que he leído de Auster. Es el mejor relato de “zombies” o bien un mundo “post explosión nuclear”, donde nunca aparece un zombie y menos existe una explosión. La versión más cercana al infierno en la tierra. Una historia oscura, sucia y triste pero aun así, con vestigios de esperanza, con algo de amor que ilumina el espíritu y permite seguir adelante sin importar cuan lúgubre sea el futuro.

Imagen

La historia es relatada en una carta que Anne Blune le escribe a su novio. En ella, Anne le cuenta que desde su llegada a esta ciudad (posiblemente New York) en busca de su hermano William, ha visto los peores rasgos del ser humano brotar por doquier.

Para sobrevivir, la gente recolecta basura y otro tipo de desperdicios a fin de venderlos y comprar un mendrugo de pan duro para sobrevivir toda una semana.

Sola y desorientada, Anne conocerá a diversas personas que la acogerán y ayudaran a hacer más pasaderos sus días. Al final y como bien decía antes, el amor es lo único que parece salvar el resquebrajado espíritu de esta chica quien a pesar de todas las vicisitudes que la vida le pone por delante, no cesa en la búsqueda de su hermano.

“El país de las ultimas cosas” hace referencia a la desaparición de la tecnología y os objetos, pero mas aun al desvanecimiento de los recuerdos y la desaparición de las palabras para vocalizarlos y evocarlos ¿Imaginan algo peor?

Imagen

Auster se las arregla para crear una imagen pesadillesca de un mundo devastado, de un mundo futurista pero que desgraciadamente, guarda muchas semejanzas con el nuestro.

Al igual que lo que sucedió con “Mr. Vertigo” éste Auster es mas diferente al de “Brooklyn Follies” o “Ciudad de cristal”, su estilo es inconfundible y sus tópicos se repiten, pero al sacarnos de New York y a situarnos en situaciones muchos menos verosímiles se produce un quiebre que separa –a mi parecer- éstas de otras novelas.

De todas formas, mi culto personal a Auster sigue y no tengo intención de dejar de leerlo, más ahora que me he puesto a buscar sus películas, la Austermania tiene para rato.

Los dejo con un video que simboliza la apertura de libro. Otra volada cortesía de Youtube.

PEACE OUT

Comments are closed.