post icon
Titulo original: The locked room
Autor: Paul Auster
Editorial: Anagrama
Año: 1986
Páginas: 144
nota

Hasta que llegamos al cierre de la trilogía. Noveno libro que leo de Auster en cosa de semanas (casi dos meses) y la locura es total. El influjo de Auster me priva de algunas cosas y me señala otras, nunca me había pasado nada así y es bueno saber que por ahí hay personas con el don de la palabra, la capacidad de abstraerte solo con las palabras que escriben, que son capaces de darte una cachetada y mostrarte cosas que antes no veías, a pesar de tenerlas delante de la nariz.

Imagen

Con “La habitación cerrada” Paul Auster termina su celebre trilogía la cual de una u otra manera dio un giro de tuerca al genero detectivesco, ahondando y explorando profundidades antes omitidas.

La trama gira en torno a tres personajes, más bien dos…realmente uno.

Quinn es un escritor joven, un tipo que recién hace sus armas en la crítica de espectáculos, dedica tiempo a hacer traducciones y publica libros que pocos han leído.

Su vida dista de ser vertiginosa pero tampoco sabe de problemas grandes, hasta que un buen día nuestro amigo Quinn recibe una llamada de la esposa de su amigo Fanshaw, quien desapareció hace varios meses y nada se sabe de el.

Cuando Quinn va donde Sophie, ella le confiesa que da a su marido por muerto y que –por expresa petición suya- su obra literaria debe pasar a manos de él quien juzgara si es necesario o no publicarla.

Aquí se produce el descalabro en la vida de Quinn, quien no solo se siente atraído por la esposa de su amigo, sino que se entera que éste esta muerto o bien perdido y además, el influjo y presencia que Fanshawe siempre tuvo en su vida, vuelve como una ráfaga violenta y fuerte.

Así pues, Quinn empieza a revisar la obra de su amigo, mientras que paralelamente nace un lento pero sano amor entre el y Laura, quien se deja seducir y querer después de tantos meses sola.

El tiempo pasa y así lo inevitable: Quinn y Laura se casan, él adopta al hijo que ella y Fanshawe tuvieron y la vida de la nueva familia despega gracias al éxito arrollador de la obra del desaparecido.

Como bien dice Quinn, aquí debiese haber terminado la historia, pero la magia se rompe cuando Fanshawe escribe una carta a su amigo deseándole lo mejor y encomiándolo a mantener su vida así, a seguir con su mujer y cuidar a su hijo, pero que de ninguna manera trate de ubicarlo porque de hacerlo, lo matará.

Imagen

Cuando terminas de leer “La habitación cerrada” te das cuenta que los dos libros anteriores fueron escritos por Quinn. Que ésta es “la” historia troncal y que “La ciudad de cristal” y “Fantasmas” salieron de aquí. Al fin se cierra el círculo y damos por terminada esta historia meta-detectivesca, como bien ha sido descrita.

Si buscan novela negra dura y pura lean a Ellery Queen, si quieren respuestas lean Osho (supongo que da respuestas porque nunca lo he leido) pero si quieren nadar en aguas turbulentas y ser desafiados intelectual y espiritualmente, pues atrevanse con “La trilogía de Nueva York” lejos, uno de los mejores trabajos de Auster.

PEACE OUT

Comments are closed.