post icon
Titulo original: Oracle´s night
Autor: Paul Auster
Editorial: Anagrama
Año: 2004
Páginas: 257
nota

Décimo libro que tengo de Auster.

Lejos, uno de los mejores que he leído de éste autor, “La noche del oráculo” no solo nos cuenta una historia atrapante, sino que hace algo que pocas novelas logran tan bien: relatar tres historias a la ves, la complicada intertextualidad.

El troncal del libro cuenta lo que sucede con el escritor Sydney Orr, quien viene recuperándose de una enfermedad devastadora de la cual –según los doctores- no sobreviviría. Las primeras paginas nos cuentan la lenta reinserción social que vive Orr y cómo su esposa lo ayuda en todo, pero más que ella, es un misterioso cuaderno de portada azul el que ayuda a Orr a salir de su ostracismo intelectual.

Imagen

Adquirido en “El palacio del papel”, propiedad de Mr. Chang, el cuaderno azul se transforma en la canalización que tiene Orr para escribir y exteriorizar su creatividad.

Ahí ya tenemos la segunda novela: la que Orr escribe en el cuaderno azul.

Recogiendo el mito de Flitcraft –personaje que aparece brevemente en “El halcón maltes de Dashiel Hammet y de incierto futuro- Orr decide contar “que” sucedió con este hombre una vez que decidió abandonar su vida y mudarse lejos para empezar de cero. Eso si, Orr da otro nombre e identidad a su personaje y lo envía a Kansas una vez que ha decidido dejar su vida en New York. Allí, Nick Bowen -nuestro “Flitcraft” -conocerá a un taxista que lo empleara como inventor (de inventario) en su “museo de la memoria”, el cual esta compuesto por guías telefónicas de varios años y provenientes de todo el mundo.

La tercera historia es la del manuscrito “La noche del oráculo” de la prestigiosa Sylvia Maxwell, el cual es revisado por Bowen, en su calidad de editor. Aquí, un hombre es capaz de predecir el futuro luego de ser herido en la guerra y volver a su antigua vida. Lo que al principio parecía un don que le hizo ganar mucho dinero, termina trayéndole desgracia y la muerte.

Bowen dedica varias horas de su nueva vida a leer y releer el manuscrito, el cual simboliza el ultimo vinculo que lo ata a su antigua vida, la que llevaba antes de embarcarse a Kansas solo y sin saber porqué.

Además esta Rosa, sobrina de la escritora, la cual ha flechado e impresionado poderosamente a Bowen, quien sólo quiere contactarla y proponerle amor eterno (sin saber cómo ni muy bien porqué).

Ahí tienen: tres historias narradas de forma paralela pero muy cuidada.

Sólo un lector desprevenido y poco atento podrá confundir las historias y personajes. Auster hace gala del manejo estilístico que tan bien se le da y nunca nos enmaraña más la –de por sí- robusta historia.

Los tópicos de la “literatura austeriana” como las coincidencias, el retrato de algunas vidas ascéticas, la sensación de inminente desastre, un escritor obsesivo como personaje principal o importante dentro de la trama, perdida de la habilidad para comprender, fallo, ausencia del padre, intertextualidad y la ya mencionada antes “meta-ficción” están repartidas en todo el libro.

Sin lugar a dudas otro acierto de Auster, quien lejos de aburrirme sólo me incita a seguir adelante en esta locura por devorar sus libros.

PEACE OUT

Comments are closed.