post icon
Titulo original: Invisible monsters
Autor: Chuck Palahniuk
Editorial: Random house Mondadori de bolsillo
Año: 1999
Páginas: 267

nota

Tengo la impresión que en un buen tiempo no volveré a las novelas propiamente tal. He sentido la necesidad de leer otras cosas y en lo inmediato, me volcare a la literatura más publicitaria, comunicacional y marketera. Esto es algo sin precedentes, pero ahora eso es lo que me llama más fuerte y con “Funky business”- mi próxima lectura – espero poder saciar esa inquietud.

Pero vamonos a “Monstruos invisibles” del gran Chuk Palahniuk.
La historia es “muy Chuk”, bastante perturbada y twisted para algunos pero lo suficientemente escandalosa y bien articulada para otros.
La historia gira en torno a la bella Sharon, quien lo tiene todo: un novio que la quiere, belleza, un buen trabajo como modelo, dinero y buenas amigas.
La vida tiene una inmensa sonrisa Pepsodent y el sol siempre alumbra la senda de Shannon pero una noche, cuando el sol dormía y la boca estaba cerrada, un disparo arranco de cuajo su mandíbula truncando sus sueños, esperanzas y anhelos.

La belleza y las curvas dionisiacas dan paso a un ser inmundo y repulsivo; un ser que le cuelga la lengua, que no puede comer alimentos sólidos y menos sonreír, porque ni siquiera tiene boca.
De un momento a otro, Shannon se ve recluida en un hospital donde intentan reparar lo irreparable y es durante ese penoso periodo en que conoce a Brandy Alexander, un travestí que la tomara bajo su guía y aleccionara sobre el futuro y las posibilidades que se abren si ambas están juntas.

Al salir del hospital, Shannon ya no existe y ahora la cosa que se esconde tras varios velos, va visitando casas en venta para robar las drogar y remedios que los dueños de casa guardan ahí.
La vida no es vida y nada cuaja.
Shannon es cercana a Brandy y con el paso del tiempo la ayuda a soportar la verdad sobre el romance entre su ex novio Manus y su “amiga” Evie.
Todos sabemos que para eso la única respuesta es la venganza, por lo que Shannon decide tomar al toro por las astas y hacer lo que deba hacer.

Al final las sorpresas llegan una tras otra y los turning point se van sucediendo vertiginosamente.
Palahniuk nos tiene de cabeza y bastante sorprendidos con la revelación de la historia tras la historia.

El libro puede parecer bastante asquerosos para ciertas personas, pero a mi los libros de Palahniuk me encantan.
Me gusta como va escribiendo, como nos va arrastrando con el – y los personajes – a lugares insondables que poco y nada tienen que ver con “la superficie”.
En el caso puntual de “Monstruos invisibles” es bastante loco ver como va jugando con la sexualidad, la belleza, la conciencia de ser quien eres y toda la satira que hay en relacion al mercado de la belleza y lo sobrevalorada que ésta esta.

Buena lectura, a mi me gusto mucho.
Ojala pronto pueda hacer un aro y seguir con “Rant” o “Lullaby” también de Palahniuk.
PEACE OUT

Comments are closed.