post icon
Titulo original: The Search: How Google and Its rivals
rewrote the rules of business and trasnformed our culture. Autor: John Battelle
Editorial: Tendencias
Año: 2005
Páginas: 413
nota

Este libro de John Battelle plantea uno de los temas menos valorados de Internet. Y lo plantea de tal forma, que termina llevándolo a la esfera socio-cultural. Algo que va mucho más allá de las marcas, la publicidad contextual o el simple hecho de encontrar algo.

El autor comienza escribiendo una historia apasionante con un definición que no voy a olvidar: Batelle dice que cada vez que ingresamos una búsqueda estamos dando vida a la base de dato de las intenciones. Podría desarrollar este tema y dedicarle todo el post, pero quiero hablar un poco más del libro.

Aquí, el tema es la búsqueda y la peregrinación que nosotros como sociedad hemos tenido desde tiempos inmemoriales para tener registro de las cosas a medida que suceden. Desde la foto con nuestra polola, un cd firmado del cual no nos separamos o nuestro titulo universitario (nótese que sólo nombre cosas “mayores”). Todo eso tiene un valor, y por lo mismo, en algún momento lo iremos a buscar.

La Internet, si bien comenzó como algo para desarrollarse y explotar ambientes académicos, termino saltando al mainstream cambiando nuestras vidas por siempre.
A medida que se comenzó a generar información (relevante e irrelevante) surge la necesidad de ordenar todo eso.
Los motores de búsqueda empezaron a usar varias formulas para entregar resultados pertinentes, sin embargo fue Google quién se adelanto al introducir el pagerank como medida que da valor agregado a los resultados (El pagerank es un algoritmo que premia un sitio en relación a las referencias externas, links etc. Muy similar a las citas de los paper, sistema que inspiro esta medida).
Y es así como Battelle va armando la historia de la búsqueda desde tiempo pretéritos, la cuna de Internet y la vorágine de información en la que estamos sumidos ahora.

Dentro del libro, se aborda el tema de la comercialización, adwords, sus abuelos (goto.com y Overture) y hacia donde se dirige la personalización de avisos.
El tema es realmente apasionante, porque te empiezas a dar cuenta que la búsqueda será tan personalizada como la necesitemos. Eso quiere decir que si yo busco a “Juan Pérez” me aparecerá en primer lugar un link a su Facebook, puesto que el motor sabe que somos amigos. Pero cuando otra persona realice la misma búsqueda, en primer lugar aparecerá su perfil profesional en Linkedin puesto que las personas no tienen un vinculo anterior. Así de fino empezamos a hilar cuando la base de datos de las intenciones nos conoce.
Si a esto sumamos el folksonomy (o inteligencia colectiva que se da cuando la gente comienza a etiquetar material, fotos, post, videos etc.) y los esfuerzos de los motores de búsqueda para entrar en la televisión, nuestro desktop, un celular, una consola o un tablet, nos damos cuenta del potencial que tiene esto.

No quiero cerrar el post sin nombrar a Bill Gross, uno de los hombres que más ha innovado en la industria y que menos reconocimiento ha tenido. Siempre a la sombra de otros, Gross fue el que invento el sistema de puja por palabras. Actualmente sigue trabajando en Idealab (su empresa) y dice haber perfeccionado la búsqueda y monetización con Snap.
Lectura 100% recomendada. En serio.

PEACE OUT

Comments are closed.