post icon
Titulo original: A Moveable Feast
Autor: Ernest Hemingway
Editorial: Seix Barral
Año: 1964
Páginas: 192
nota

Después de haber leído “El viejo y el mar” hace un año o más tiempo, que no había leído nada de Ernest Hemingway. Pero la verdad es que ganas no me faltaban y por esas cosas de la vida, hace poco llego a mis manos el primer libro que vio la luz después de la muerte del escritor, titulado “Paris era una fiesta”.

El libro gira en torno a la vida que Hemingway llevaba en Paris durante la década de 1920.
En esa época, Paris era la capital de la literatura americana y escritores como Scott Fitzgerald también vivían a orillas del Sena.

Narrado como una suerte de diario de vida, el libro va armando un panorama muy entretenido sobre que cosas le pasaban al escritor durante esos años.
Eso si, a veces todo es medio brumoso, onírico y disparatado. La forma de narración usada por Hemingway dota de un tite divertido y trágico a sus personajes, por mas que estén basados en personas de carne y hueso. Y aquellas personas forman una de las generaciones más brillantes de escritores de toda la historia: Gertrude Stein, Ezra Pound, Scott Fitzgerald o Ford Madox Ford son “pan de cada día” para Ernest, quien llano y sencillo comenta sus vivencias con ellos.

No puedo dejar de mencionar la impresión que me dejo el libro, retratando a Francia como un destino allá tan lejos. Done casi todo podía suceder y la fiesta no paraba. Una ciudad que acompañara a todos los que la han visitado.

Loco libro, donde se narran las experiencias de “la generación perdida” durante la posguerra.
Hemingway se me hace cercano, afable y llano a conversar con cualquier persona.
Un hombre grande, pensador y clever, pero de actuar sereno y afable. O al menos eso siento yo
PEACE OUT

Comments are closed.