post icon
Titulo original: Imago Mortis
Director: Stefano Bessoni
Elenco: Álex Angulo, Leticia Dolera Alberto Amarilla Geraldine Chaplin, Oona Chaplin, Jun Ichikawa
Duración: 133 min.
País de Origen: España, Irlanda, Francia.
Año: 2009
Pagina oficial
nota
Artículos relacionados
  • No hay artículos relacionados

También puedes comentar la película en Facebook o Twitter

El terror europeo está definitivamente dentro de mis favoritos. Francia, Italia y España llevan la delantera; tienen historias atrapantes, no hacen asco al gore, desarrollan personajes enigmáticos y tienen una imaginación que jamás se coarta.

“Imago Mortis” es una de aquellas historias y si bien no tiene como fuerte el terror, va hilvanando una historia llena de suspenso y misterio.

La historia se desarrolla en una Escuela de Cine.
El profesor del ramo de fotografía da a sus alumnos la tarea de hacer una fotografía por semana. Cada una con un tema en particular.
Bruno -uno de los alumnos- comienza a llevar a cabo la tarea, sin embargo cada cierto tiempo, se topa con dos fantasmas sin ojos. Las cuencas están vacías y aparentemente, los seres quieren comunicar algo al joven.
En la medida que pasan los días, Bruno encuentra en un lugar abandonado de la Escuela, un aparato sumamente extraño el cual no sabe para que sirve. El aparato en cuestión es un tanatógrafo: Una cámara fotográfica que captura la última imagen registrada por los ojos de una persona que acaba de fallecer.

El aparato está cargado de energía negativa y un pasado manchado de sangre: Su inventor, secuestró y mató a varios jóvenes a fin de lograr perfeccionar la maquina. Cuando lo logró, fue apresado y condenado a muerte. Los planos y la máquina en sí habían quedado abandonados hasta ahora.

Definitivamente Stefano Bessoni (el director) estuvo influenciado por el influjo de Darío Argento. Las escenas, tomas, iluminación y trama revela casi un homenaje al director italiano (lo que no tiene nada de malo).
Sin embargo, la atmósfera deliciosa que se logro se tropieza con una trama predecible que no ayuda en nada y ensucia en trabajo técnico logrado por la producción. Lamentablemente la historia, si bien está (o trata) llena de suspenso, los personajes -en especial Bruno- son débiles y poco creíbles.

“Imago Mortis” tenía pasta de ganadora, pero se quedo en la promesa. No todo pueden ser gritos con el cine español de terror, a veces pasa esto.
PEACE OUT

Comments are closed.